¿Cómo funciona un test de ADN Alimenticio?

 In Alimentación, Bajar de Peso, Genética

Especificaciones del test de ADN Alimenticio

Simple. Se analiza el ADN del/la paciente en busca de ciertos genes que pueden o no aparecer en su mapa genético. Si se detecta su presencia, deberemos actuar de una u otra manera. Pueden presentarse todos, ninguno o sólo algunos… Os los detallamos a continuación, así como sus efectos sobre nuestra salud:

Polimorfismo INSIG2: Los portadores de esta variante tienen mayor predisposición a desarrollar obesidad y presentan un incremento significativo del índice de masa corporal (IMC). Si junto a él se presenta la variante AA del gen FTO, existe un riesgo elevado de desarrollar obesidad mórbida. Es muy complicado para ellos mantener el peso o adelgazarlo. Necesitan seguir una dieta muy muy baja en calorías y hacer mucho ejercicio físico.

Polimorfismo nMC4R: Los portadores no pueden resistir la tentación (apetencia) de comer alimentos calóricos y tienen un alto riesgo de padecer obesidad. Para este tipo de personas será necesario eliminar al máximo las grasas e intentar llevar una dieta baja en calorías. Deberán tener el seguimiento de un nutricionista para poder saber enfrentarse a su instinto y mantenerse fuertes.

Polimorfismo ADRB2: Los portadores presentan una alteración del metabolismo que les impide (o dificulta mucho) eliminar las grasas acumuladas, por lo que el ejercicio no les ayudará a perder peso. Además, asimilan muy fácilmente los carbohidratos, lo que desfavorece, igualmente, la quema de grasa. Si desean llevar una vida sana, deberán eliminar completamente los carbohidratos y deberán asumir que hacer deporte es una actitud sana, pero que en su caso no influirá en la pérdida de peso.

Polimorfismo APOAV: Los portadores que tengan ya sobrepeso u obesidad tienen un alto riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, responden bien a las dietas pobres en grasa y al ejercicio, y pueden bajar peso muy rápidamente siguiendo unas pautas alimenticias muy sencillas.

Polimorfismo GNB3: Los portadores presentan un alto riesgo de padecer obesidad, hipertensión (tensión alta) y hipercolesterolemia (colesterol alto). Además, toleran muy mal las dietas bajas en calorías y suelen tener siempre hambre. Las mujeres portadores tienen hasta 6 veces más riesgo de padecer obesidad tras un embarazo. Sin embargo, el ejercicio físico les permite bajar peso y mejorar su salud considerablemente. Deberán llevar una dieta rica en fibra para controlar el apetito.

Polimorfismo FTO: Los portadores presentan una tendencia muy grande a comer en exceso, en especial alimentos muy ricos en calorías y tienen un 70% de posibilidades de desarrollar obesidad. Además, tienen un alto riesgo de padecer diabetes. En estos casos es muy importante la reeducación dietética asistida, estableciendo unas pautas alimenticias muy estrictas y acompañándolo de una tabla de ejercicios específica.

genetica-y-nutricion-estudios-geneticos-024
genetica-y-nutricion-estudios-geneticos-023
Recent Posts

Leave a Comment